1 de marzo de 2007

POR LA BELLEZA REAL

Toda la publicidad de belleza se encarga, día tras día, durante los 365 días del año, 24 horas al día y sus tantos minutos a que creamos que hay que parecerse a un anuncio de publicidad o a una persona idealizada a base de "photoshop" para ser felices.

Su obsesión es desvirtuar la esencia de la belleza, que no es otra que la subjetividad más absoluta: la belleza esta en los ojos del que mira no en el objeto o sujeto en sí... Pero ellos no pueden permitirse que pensemos. Ellos cogen la belleza y la plastifican, la enmarcan, la definen, se la apropian y nos dicen que es de esta forma o de esta otra...
Toda su maquinaria mediática, marketiniana, creativa... todo su dinero, sus ansias de venta, su frenesí planificador, su histrionismo corporativo sólo tiene un fin: hacernos creer que somos tan feos y desgraciados que sólo comprando sus productos podremos aspirar a sentirnos bien con nosotros mismos. Y hay mucha gente que cae bajo la presión. Yo incluido.

Por suerte ya vamos viendo desde hace un par de años (aunque en España todo vino después) un poco de agua en este desierto creativo (y lo es porque todos gastan un puñado de dinero en hacer exactamente lo mismo que sus competidores).

Me refiero a la marca Dove y su campaña mundial bajo el concepto "por la belleza real".

¡Aplausos y más aplausos por esta apuesta!

Ya está bien de fustigar a las mujeres con más y más mensajes sobre como tienen que conservarse jóvenes.

¿Nadie habla en la publicidad de envejecer con dignidad, sabiendo que cada arruga y cada cicatriz han merecido la pena?

Algo esta cambiando, pero queda mucho por hacer.

Related Articles

0 comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers

©mividaesunspot. Con la tecnología de Blogger.