4 de enero de 2007

Enero cuesta abajo


Si quieres que enero, y por proyección el resto del año y de tu vida, NO sea una cuesta cuesta abajo sólo tienes que hacer una cosa: convertirte en promotor inmobiliario.
Nuestros hijos ya no quieren ser médicos, bomberos o super héroes. Quieren ser promotores inmobiliarios: tienen poder, se les trata como a reyes, la justicia es amiga suya y los políticos les esperan con las manos abiertas (nunca mejor dicho) allá donde deciden colocar sus ladrillos. Son unos seres de lo más constructivo. Nunca venderán sus almas, les basta con nuestras casas y nuestro dinero.


Related Articles

0 comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers

©mividaesunspot. Con la tecnología de Blogger.