6 de julio de 2012

BIG SHAKE. O cómo hacer una campaña simpática e inteligente...

Esta simpática, inteligente y divertida campaña tiene un aroma a  "espontaneidad medida" de la reconocida campaña "WASSUP" de Budweisser del año 2000 que todavía hoy en día permanece en el imaginario popular. Un mensaje tan simple y sólido que tuvo un follow up excelente en 2008. Me pregunto que hubiese sido de esta campaña en nuestros días; en pleno auge de Internet, las Redes Sociales y los dispositivos móviles. Era una campaña totalmente 2.0, aunque por circunstancias tecno-culturales, no tuvo la oportunidad de canalizar sus fluidos publicitarios hacia en los recipientes digitales nacientes por aquel entonces...


Centrándonos ya en la campaña Big Shake, en mi opinión, tiene todo lo que la campaña WASSUP pretendía: ser contestataria, ridículamente inteligente, espontánea y crear una disposición favorable de las metes hacia la marca.






Caer bien no es importante, es básico en comunicación... Haz la prueba. Piensa en tres marcas que te caigan bien... Ahora mira en internet si están entre las 10 empresas que más venden en tu país o en el mundo. 


¿Sorprendido?


Pero además Big Shake, tiene muchas cualidades de la buena publicidad de hoy. Esa intención de ser a la vez "dispersable" y "atrayente" o "atractora", como diría Daniel Solana, cuyo libro "Postpublicidad" recomiendo de lectura obligada, si se quiere entender la transición de ideas, cultura y filosofía de la analógico a lo digital... Aunque es difícil resumir la propuesta literaria del autor en una sola frase...


Daniel nos explicaba, si no recuerdo mal, que las ideas y mensajes postpublicitarios no están sujetos a un soporte, sino que su carácter "liquido" permite que se adapten a cualquier recipiente o ventana, y que a su vez puedan ser reestructurados y reconfigurados por los usuarios, clientes, receptores hasta el infinito... No tienen forma ni la necesitan, viven a través un contenido de valor "memético" , o lo que es lo mismo, sirven como puntos que atraen por su propio contenido y que a su vez, permiten que de dicho contenido pueda participar la gente, de la forma que sea...


Volviendo a la campaña  Big Shake, nos gusta porque es un contenido, como decíamos, de valor. No de valor intelectual, si no de valor sentimental, pues apela directamente a la comunicación más básica y primitiva del ser humano como lo es el lenguaje gestual o de los signos. Añade además un buen ritmo visual (importantísimo para mantener la atención) y un elemento exótico en las decoraciones y la mezcla es absolutamente simpática, recordable y "compartible", como puede verse en este video recopilatorio.  




Y poco más que decir, salvo que quien no sabe reírse de uno mismo, no sabe lo que se pierde...

Related Articles

0 comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers

©mividaesunspot. Con la tecnología de Blogger.