27 de marzo de 2007

Cambio radical?

Si la vida es un teatro como dicen, nuestro cuerpo es entonces, hoy en día, un escenario dispuesto para la catarsis de los cirujanos plásticos.
Pasaron las páginas del fascismo, salió del tintero el señor Adolfo H. y sus doctrinas sobre belleza y pureza raciales(interpretación interesada del ideal clásico de la belleza) y apareció, como sustitutivo, un nuevo capítulo en el sinsentido de la humanidad llamado “Cambio Radical”.

Un nuevo programa de Antena 3 presentado por Teresa Viejo (con sus turgentes y amelocotonados senos operados, que conste) donde “a los feos les hacen guapos” según palabras de mi amado hermanito Daniel. Con sus 9 años consigue resumir fielmente el paradigma de un mensaje claro: sin belleza (la dogmatizada y socializada, claro) no hay éxito.

Es totalmente legítimo querer mejorar tu aspecto físico, esta no es la cuestión (los gimnasios están repletos, no así las bibliotecas fuera de temporada estudiantil). El problema recae cuando se hace del cuerpo humano un objeto de comercio visual: Los telediarios comercian desde hace décadas con la pornografía de cuerpos mutilados, asesinatos, golpes, violencia de género, atropellos etc. también con el cuerpo como objeto sexual y de Voyeurismo público. Sólo faltaba el de la venta mediática de cuerpos fofos, blandos, grasientos y abandonados a la comida precocinada como plato de degustación televisiva de millones de pobres acomplejados (el programa batió en audiencia a la gala de Mis España).

Sobra decir que a los concursantes se les otorga una posibilidad que muchos deseásemos... pero ¿a qué precio?... Al precio de la dignidad, de malvender tu intimidad y tu imagen por una tetas rectas pero insinceras (como diría Pocholo) unos dientes rectos y enfilados como marines o unos muslos limpios de celulitis.

Yo creía que el verdadero cambio, el cambio radical era el de dentro, el del propio ser, el de las lucha que uno mantiene con su otro ego, con sus miedos y sus limitaciones. El de la disputa interna para desarrollar nuestro intelecto y maniatar nuestra incultura...

¿Beneficios que este producto televisivo (válgame Risto) nos vende? Belleza?, respeto?, admiración?, reconocimiento? divina apariencia?.

Bendita ingenuidad!!

Related Articles

0 comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers

©mividaesunspot. Con la tecnología de Blogger.